Los partidos que salvarán a España y a sus pueblos oprimidos

Tags

, , ,

Llevaba yo ya varios años atormentado por el porvenir de este país, debatiéndome en un sinvivir de dudas acerca de su supervivencia y, más aún, de la supervivencia de su población. Y no era para menos: miseria laboral y paro, corrupción, Carlos Floriano, el hijo veterinario de Pujol, la Infanta ocupándose de sus niños y de la Obra Social de La Caixa, el conflicto bélico de Perejil, mareas humanas pidiendo autógrafos a Florentino Pérez, Carromero haciendo de Pimpinela Escarlata caribeña, Pepiño Blanco apostado en una gasolinera, el RH negativo, la austeridad, el calvo de la Fórmula Uno, un PNV sin apenas imputados por corrupción, Marta Domínguez luchando contra el dopaje desde su escaño de senadora, el Tratado de Lisboa, Telecinco, Durán invirtiendo en el hotel Palace los fondos europeos para parados, gobiernos españoles haciendo como que les molesta Gibraltar, la UGT compitiendo en inmundicia con el PP, Mariló Montero, la CEOE, Miguel Ángel Revilla abarrotando salas de conferencia, la sobre-cogedora cúpula del PP… En fin, la lista sería demasiado larga y siniestra. Pero tampoco tiene sentido el profundizar en más detalles sobre ella cuando la realidad es que hace ya algún tiempo empecé a vislumbrar motivos para la esperanza.

Porque éramos sin duda unos cuantos los desencantados que contemplábamos asombrados la obstinación de una amplia mayoría de la población por legitimar, elección tras elección, un sistema por el que campaban a sus anchas PP, PSOE, CiU, PNV… y algún que otro residuo de la misma materia prima. Sin embargo, un buen día todo empezó a cambiar y el electorado español (o “estatal”) empezó a disponer de unas alternativas absolutamente fabulosas, dispuestas a cambiarlo todo a base de presentarse a elecciones y aglutinar parlamentarios, puesto que –al parecer- ése es el camino para que los ciudadanos desencantados se hagan oír sin necesidad de grabar un LP.

Permítanme, por tanto, que lleve a cabo un estimulante análisis de las alternativas políticas que han surgido recientemente en este compendio llamado país (por no llamarlo casa de putas). Mi primera parada será Cataluña, esa maravillosa tierra a la que no sólo habría que dar la independencia sino incluso acercarla lo más posible a Groenlandia, con el fin de evitar cualquier tipo de contaminación mesetaria; aunque mucho me temo que, a estas alturas de la película, un alto índice de virus charnegos ya han mutado irremisiblemente a catalanes de postín. Debo sin embargo hacer constar, muy a mi pesar, que el porcentaje de tontos del culo en Cataluña debe ser aún muy superior al del resto de España, con el enorme mérito que esto implica, puesto que la ecuación de tener un estado propio dentro de la Unión Europea da como resultado un nivel de independencia altamente elevado. En fin, todo un avance para una Cataluña que pasaría a ilustrar a las mil maravillas aquello que Eça de Queiroz expuso magistralmente un día en un café parisino: “No señora, no soy español. Peor aún: soy portugués”.

Sin embargo, parece que la emoción me ha apartado de mi cometido inicial de analizar las grandes alternativas catalanas. Así que empezaré ya sin más dilación por “Ciutadans”, la versión catalana de Unión del Pueblo Navarro, partido del que en lo único que se diferencia es en que no ha crecido aún lo suficiente. En cualquier caso, sus principales estrellas prometen llegar lejos, tanto que Jordi Cañas, parlamentario uni-neuronal donde los haya, ya ha dado claras muestras de lo complementaria que resulta la política con actividades profesionales de otra naturaleza. Sin embargo, el líder indiscutible de “Ciutadans” es Albert Rivera, un oportunista y demagogo precoz que ha logrado dar forma a un proyecto político de gran envergadura: ser el PP sólo que con otro nombre, algo en lo que Vox y el Foro Asturias se han empeñado en hacerle la competencia con su correspondiente pléyade de estrellas, entre las que no podía faltar alguna mediática víctima de ETA.

Pero ¿qué iba a ser de los desencantados catalanes si no hubiera alternativas para todos los colores? ¿Acaso no iba a ser factible tener también un partido genuinamente catalán y anti-sistema? ¿Es que había que conformarse con un engominado como Laporta? ¿Es que no se podía ir un paso más allá que esas nenazas de ERC, totalmente acomodadas desde que ya no se reúnen con etarras en Perpignan para decirles que no pasa nada si quieren matar a españoles, pero eso de matar catalanes…? Pues claro que sí, y para eso está la CUP de David Fernández, un tipo con los mismos genes catalanes que el profesor Jirafales y que acorrala a los banqueros en las “comisiones de investigación” del Parlamento catalán con baterías de preguntas intrépidas en las que demuestra no tener ni puta idea ni de lo que es un tipo de interés. Por supuesto, un tío tan tonto sólo podía tener un destino: convertirse en el político más valorado por los ciudadanos catalanes. Pero más allá de todo ello, David Fernández ha conseguido hacer realidad el sueño de todos aquellos niños que siempre quisieron ser batasunos pero no tuvieron la suerte de nacer en Hernani o Etxarri-Aranaz.

Sin embargo, lo de la CUP es una pequeña broma comparado con sus hermanos mayores de Bildu, el modelo nacional-socialista por excelencia de cualquier pueblo ibérico y oprimido que se precie: toda una pléyade de intelectuales de diversas procedencias que promueven “independentzia eta sozialismoa” como modelo de “konbibentzia” para los vascos y vascas que no hayan sido exterminados como “konsekuentzia” del conflicto de Euskal Herria con el estado español “faxista”, la hostia pues… Para hacerse una idea del perfil psíquico de esta tribu de neandertales basta con, por ejemplo, analizar su iniciativa de “soberanía alimentaria”, un proyecto que seguirá sin duda acercando al pueblo vasco a su peculiar siglo de las luces por medio de la ingesta masiva de alubias de Tolosa y talo con “tzorixo”.
Es, en cualquier caso, muy relevante el señalar los tres pilares básicos que han desatado un apoyo masivo a Bildu en el País Vasco: una sociedad enferma, la gratitud a ETA por dejar de asesinar, y el absolutamente primario enfoque anti-sistema en el que se mueve esta coalición (muy rentable en estos tiempos en los que dicho sistema ha pasado definitivamente por encima de un sector muy amplio de la sociedad). Pero es curiosamente ese propio sistema el que ha disparado el poder de Bildu, el cual va inequívocamente en aumento y le ha permitido poblar las instituciones y empresas públicas guipuzcoanas de indigentes intelectuales y miserables morales. Unos hechos que, a pesar de su dramatismo, han servido al menos para poner abiertamente de manifiesto cuál era y sigue siendo la verdadera ideología del hasta ahora mandamás vasco, el PNV: cortar el bacalao a su antojo en ese presunto país. Algo que nunca han puesto en peligro ni PP ni PSOE, ni mucho menos España. Sólo hay, por tanto, una verdadera pesadilla para el PNV, y es tener que vérselas con Bildu en un hipotético País Vasco independiente.

Pero pasemos ya a la política nacional, donde verdaderamente está la alternativa con la que todos soñamos y que Rosa Díez quiso que se hiciera realidad: ella misma. Y es que, no sé…, a mí el mero hecho de tener que analizar a este partido ya hace que me dé la risa, empezando por sus propias siglas: UPyD. Porque seamos serios: ¿alguien tiene la más mínima idea de qué coño puede significar “unión, progreso y democracia”? Más bien da la impresión de que el partido en cuestión se podía también haber llamado “Lentejas, Amoniaco y Calzoncillos” (LAyC) sin que nadie, en la práctica, hubiera notado ninguna diferencia.
UPyD no aporta absolutamente nada diferente a PP y PSOE desde ningún punto de vista, tal y como los hechos se han encargado de ir demostrando desde prácticamente el primer día. Con el agravante de tener que soportar a personajes absolutamente insufribles como la propia Díez, Fernando Savater o Maite Pagazaurtundua; entre los cuales sólo se echa ya en falta a Edurne Uriarte y María San Gil.
Sin embargo, seamos justos: hablar de UPyD implica ante todo hablar de Toni Cantó, ese memorable actor y presentador que llegó a un punto en su carrera en el que no superaba el casting de ningún circo para trabajar como payaso, y decidió mejorar el nivel de nuestro Congreso de los Diputados, que ya andaba de por sí sobrado de tontos del culo. Si lo que quería demostrar UPyD era que para ocupar cargos de responsabilidad en las instituciones había que hacer gala de una indiscutible cualificación, desde luego lo ha demostrado con creces. Pero el verdadero problema de Toni Cantó no es que sea más tonto que un botijo (que indudablemente lo es); lo peor de todo es que el tío además se gusta enormemente en sus comparecencias públicas (por no mencionar sus impagables aportaciones vía twitter). Y lo remata además atreviéndose con absolutamente cualquier tema, sea macroeconomía, sanidad, medio ambiente, física cuántica o filosofía alemana del siglo XIX. Una lástima por tanto que haya dejado de lado su carrera interpretativa, en la que siempre hizo gala de unas cualidades dramáticas propias de Laurence Olivier y una vis cómica que haría sombra al irrepetible López Vazquez.

rosa diez toni canto upyd ciutadans albert rivera podemos pablo iglesias cup David fernandez elpidio silva bildu vox foro asturias equo

Rosa Díez abraza a Toni Cantó, futuro ministro de cultura

Pero pongámonos ahora un poco más rebeldes y antisistema, y pasemos a analizar esa colosal alternativa llamada “Podemos”, liderada por Pablo Iglesias Turrión, un tío que hace ya tiempo que sale en más televisiones que Belén Esteban. No voy a negar que Pablo es una persona cualificada y con conciencia social, y es por ello que me parece especialmente grave que pretenda convencer a alguien de que por medio de la política tradicional se podrá aspirar a alcanzar una sociedad más justa; y sobre todo que ignore olímpicamente el hecho de que cualquier partido o sindicato que alcance una dimensión medianamente relevante está irremisiblemente condenado a la corrupción.
Mientras tanto el caballero continúa con sus inagotables numeritos televisivos, en los que desempeña con enorme convicción el papel de contrapunto del facherío más cañí: ése que nos hace sentir vergüenza de compartir nacionalidad con determinados “españoles”. Una de mis intervenciones favoritas de Pablo en ese sentido tuvo lugar, cómo no, en Interfachonomía, donde en medio de un acalorado debate exponía su convencimiento de que el antiespañolismo existente en el nacionalismo periférico se debía ante todo al rancio concepto de España cultivado durante décadas por la derecha nacional. Y aportaba como ejemplo una experiencia reciente vivida por él mismo en un viaje al País Vasco, durante el cual visitó una herriko taberna ataviado con una bandera de la España republicana, siendo –al parecer- calurosamente acogido por los “artapalos” y “josuterneras” allí presentes. Una pena, por tanto, que no repitiera el experimento al día siguiente pero esta vez vestido de bailaor flamenco, atuendo que sirve para llenar teatros en Japón pero seguramente no para que te inviten a una ronda en una herriko taberna. Salvo que sea una ronda de hostias, noski baietz.

Pasemos ahora al Partido X, que no es un partido porno pero que tampoco sé muy bien lo que es. El problema es que a la vista del vídeo promocional que tienen en Internet dudo que tan siquiera ellos mismos lo sepan. Eso sí, cuentan con fichajes tan estelares que seguro que se clasifican como mínimo para la Champions. Entre estos sobresale Hervé Falciani, el cual acabó decidiendo que lo más rentable que podía hacer con la sensible información que manejaba era, a falta de otra alternativa mejor, salvar a la humanidad.
Y no me olvido tampoco de Elpidio José Silva quien, tras no encontrar un partido a su medida, decidió crear el suyo propio a su imagen y semejanza. Sinceramente, no tengo palabras para describir la vergüenza ajena producida por este individuo durante su juicio por prevaricación, en especial en lo referente al numerito con su letrado. En cualquier caso, no creo que sea necesario comportarse como un batasuno durante un juicio para explicar a la sociedad algo que, en teoría, ya debería tener muy claro: que la justicia española es corrupta y que María Tardón es un insulto a dicha institución.

Dejo para el final a la gran alternativa verde, ésa que en Alemania es capaz de pactar hasta con el Bundesbank, y en España acabará pactando hasta con la Conferencia Episcopal. Eso sí, el día en que pinten algo. Mientras tanto Equo se tiene que contentar con un solo diputado, fruto de su acuerdo con Compromís. Lo más preocupante del caso es que no encontraron a nadie más capacitado para ejercer el cargo que Joan Baldoví, el más grande orador que la humanidad haya conocido desde Georges Danton. Eso sí, es capaz de llegar en bici al Congreso él solito sin perderse por el camino. Aunque algunas veces se tiene que desviar para echar gasolina.

En fin, que tras este entretenido análisis alguno podría caer en el error de pensar que meto a todos en el mismo saco. Sin embargo, es el saco el que está ahí y ellos los que se meten dentro. Lo más llamativo de todo es constatar que, a estas alturas de la película, la gran mayoría de la sociedad siga sin percatarse de que el sistema dictatorial en el que vivimos está necesariamente basado en la existencia de elecciones y todo su circo adyacente, el cual incluye manifestaciones, huelgas y salvadores.

Mientras tanto, seguimos acercándonos con paso firme a una situación límite que ineludiblemente conllevará un estallido violento en el sur de Europa. La historia se repite y se seguirá repitiendo hasta que este planeta se canse definitivamente de nosotros.

About these ads

Tv series from Spain: “Isabel” (2nd season): Granada, the Inquisition and the Jews

Tags

, ,

After the remarkable level offered by the first season of the series, accompanied by a resounding audience success, the question was whether the second season of “Isabel” would be ranking at a similar height. The challenge was not an easy one, especially with the disappearance from the plot of the memorable characters of Juan Pacheco and Henry IV, both of whom die in the last chapter of the first part.

The historical journey conceived for this second season was very clearly defined: the story goes on right after Isabella’s furtive coronation as queen of Castile and Leon in 1474, ending up in what is probably the most relevant year in the modern history of Spain: 1492, the year of the Conquest of Granada, the expulsion of the Jews and Columbus’s arrival to America. The first two events are featured in the last episode; whereas, concerning the expedition to the New World, we only see its departure.

isabella queen tv series spain

Isabella making her triumphal entry in the town of León during the War of the Castilian Succession.

Probably the most outstanding feature in the development of the first season had been the wonderful level of intrigue maintained by the plot from almost beginning to end; intrigue which was based on the endless twists that in reality had taken place around the succession of Henry IV. That intrigue is largely maintained in the first few episodes of the second season, which evoke the civil war (with Portuguese and French participation) that succeeded Isabella’s coronation, confronting her side and that of Juana la Beltraneja (Henry’s presumable daughter).

However, once we get to the end of the war and Isabella’s throne is secured, the plot wisely gets rid of much of the intrigue to focus on a vigorous recreation of the fundamental events that will be taking place till that year of 1492: the dream of conquering Granada, the Jewish issue, the constant tensions with Portugal and France, the importance of the relationship with Rome, the rise of Torquemada and his animosity against Talavera, the personal and family life of the queen, Ferdinand’s accession to the throne of Aragon and his plans for his kingdom, the negotiations with Columbus…

isabella series granada jews muslims inquisition columbus

Boabdil’s son is held hostage by the catholic monarchs till the surrender of Granada.

On the whole, I must say that –although slightly different in several respects- this second season is equally praiseworthy as the first one. I would especially highlight the superb recreation of the kingdom of Granada and the war aiming at its conquest, the accuracy and drama with which the Inquisition and the persecution against the Jews are depicted, and also the narrative subtleness through which we can start to discern the family misfortunes that would ruin the last years of the life of this unrepeatable queen. There is, anyhow, one moment that I find especially memorable: Isabella’s surprise visit to Monsignor Carrillo shortly before his death, in which they make peace after years of heated confrontation. A wonderful metaphor of the greatness and the irrationality that can characterize human nature.

isabella castile ferdinand aragon

Isabella and Ferdinand step into the Alhambra for the first time.

I would also like, on this occasion, to highlight some of the acting performances of this second season that I didn’t mention on the article dedicated to the first one; either because the actors did not yet appear in it or just because I had decided  to put the focus on others. I have been chiefly surprised, in this regard, by the outstanding work of two actors I had never really appreciated much: Sergio Peris Mencheta as Gonzalo and Roberto Enríquez as Muley-Hacén. Another wonderful job is performed by the marvellous actress Alicia Borrachero, who plays the wicked Aixa. Likewise, the two monks that so great an influence attain over the queen in this second season are masterfully portrayed by Lluís Soler (as Hernando De Talavera) and Manel Dueso (as Tomás De Torquemada). Equally splendid are the performances by Jordi Díaz (as Andrés Cabrera), Daniel Albadalejo (as Alfonso V of Portugal), Álvaro Monje (as John II of Portugal) and Carmen Sánchez (as Juana la Beltraneja).

Anyhow, the three most memorable characters on the whole show remain those of Juan Pacheco, Henry IV of Castile and Monsignor Carrillo; the absence of all of whom is successfully overcome but never forgotten.
There is though one only incomprehensible choice in the casting of this second season, and I am referring to the character of Columbus, appallingly played by Julio Manrique, who repeatedly falls for the overacting that often characterizes limited actors.

isabella aixa mulhey-hacen boabdil

The emir Muley-Hacén, buried on the highest peak of the Sierra Nevada (the Mulhacén).

Other than that small detail, together with the persistent habit of making certain characters disappear and reappear in the plot with no logical explanation (I had already mentioned on the previous article that it was probably due to budget restrictions and production requirements), my general view about the second season of “Isabel” is extraordinarily positive: A product that combines artistic quality and historical divulgation within a fictional show; narrated in thirteen episodes of about one hour and a quarter, all of which maintain a very high level that seems to go in crescendo till the end.
The third part of the show will be broadcasted in the coming months, and it will resume the story right where it had been left, going on till the death of the queen in Medina del Campo in 1504.
Will there be a fourth part? It is being evaluated although that would probably not be a wise decision. Anyway, if there is a story to be considered as fascinating as Isabella’s that certainly is  her daughter Joanna’s, known to history as “Joanna the Mad”: one of the most tragic, mythologized and controversial figures in the history of Spain.

El PNV de Vizcaya y la corrupción que no existe

Tags

, , ,

Han pasado ya bastantes años. Eneko y yo íbamos a bordo del autobús que nos servía como transporte desde nuestro bilbaíno barrio de Santutxu a la facultad de Sarriko, en el barrio de San Ignacio. En los días anteriores, a Eneko le había dado con que no había que comprar el diario El Correo, dado que esa perenne fuente de intelecto llamada Xabier Arzalluz así lo había reclamado a la tribu en una de sus recientes arengas públicas. Pero este día Eneko estaba ya centrado en la siguiente causa de supuesto agravio tribal: la firme reclamación nacionalista de que el “Guernica” debía ser cedido por el “estado español” al recientemente inaugurado museo Guggenheim Bilbao (un museo que tiene de vasco lo mismo que Ronald McDonald, y de edificio original lo mismo que el resto de repetitivos inventos de su genial autor).

El fundamento teórico en que se basaba la reclamación había sido asimismo expuesto de manera impagable por el propio Arzalluz: “En Madrid se quedan con el arte y en Euskadi nos dejan las bombas”. Algo que analizado desde un punto de vista semiótico-sabiniano viene a significar que el “Guernica” en realidad fue pintado por Sabino Arana mientras sostenía un menhir con la otra mano; el cuadro a su vez fue robado del batzoki de Lekeitio por la cabra de la Legión y… en cuanto a lo de las bombas, ya saben ustedes: el terrorismo etarra de décadas en realidad ha consistido en “txomingueros” madrileños que atentaban con bombonas de camping-gas colocadas ante la entrada de Sabin Etxea.

Xabier Arzalluz PNV corrupcion

Arzalluz expandiendo la mente de la audiencia

Esos son los fundamentos teóricos, a partir de ahí es fácil imaginarse a los parroquianos: Eneko nunca fue especialmente listo ni brillante, pero los hechos han demostrado que tampoco le hacía falta; al menos hasta ahora. Aquel día, en medio del insufrible tostón que me iba soltando en relación con el famoso cuadro, tuve un ramalazo de intuición que me hizo salir de mi letargo e interrumpir su diatriba: “Pero Eneko, ¿tú sabes quién pintó el “Guernica”? Unos segundos de duda llevaron a mi acompañante a balbucear la siguiente respuesta: “Eh… Dalí ¿no?”. Ni tan siquiera el hecho de haber estado pocos años antes en el museo Reina Sofía (pena de nombre) plantado delante del cuadro en cuestión había servido a Eneko para relacionar la autoría del cuadro con un malagueño al que muchos consideran uno de los artistas más importantes del siglo XX.

Pero Eneko era más de preparar pintxos de txistorra y servir txakolí en sus colaboraciones de rigor en el batzoki del Casco Viejo, un lugar de donde todavía no ha salido nadie capaz de reformular la teoría de la relatividad. La vida para Eneko y su familia era inimaginable sin el Partido, ni su futuro tampoco. Lo que hubiera sido de este muchacho de haber nacido algunos kilómetros más para allá lo ignoro por completo.

Un día, bastantes años después y viviendo yo ya en Madrid, coincidí casualmente con Eneko por nuestro barrio de Bilbao. Eneko también es de estas personas que no necesitan que las animes para contarte su vida, incluso con mucho más detalle del deseable. Pero en aquella ocasión sencillamente me descolocó, porque oírle a él decir lo que me dijo era comparable a contemplar a “benedicto dieciséis” renegando de Cristo: “Puto partido de hijos de puta, toda la vida pagando la cuota, colaborando como un cabrón y no me colocan en ningún lado…” . Los exabruptos fueron muchos más, pero basta este extracto para hacerse una idea de la justificada indignación de Eneko, del cual me despedí en aquella ocasión mostrándole mi solidaridad y deseándole que sus enriquecedoras perspectivas profesionales fueran a mejor.

En cualquier caso, regresar al barrio y toparme con Eneko era un hábito tan arraigado como involuntario. Aproximadamente un año después volví a encontrarme con él y ya le vi mucho más animado. Eneko había postulado a las viviendas de protección oficial con mucha suerte: le tocó una bonita vivienda con trastero y plaza de aparcamiento, inmuebles cuyo precio de mercado era en un porcentaje muy alto costeado por contribuyentes sin RH negativo ni carnet de ningún partido. Sin embargo, lo mejor de todo era que Eneko había conseguido un puesto de trabajo en la Diputación de Vizcaya, donde su hermana llevaba años calentando un asiento. Aunque no se lo llegué a preguntar, no me hubiera extrañado lo más mínimo que el puesto de Eneko hubiera estado vinculado al área de Cultura, en vista de sus inquietudes y conocimientos.

Hay algunos hechos muy relevantes dentro de este reciente estallido de indignación nacional consistente en sublevarnos por lo que ya sabíamos mucho antes: que España es un país dominado por corruptos, inútiles, parásitos y oportunistas cuyo soporte natural es un entorno de borregos futboleros, adictos a la telebasura, entusiastas de hechos diferenciales, analfabetos y cobardes en general.
El primero de esos hechos relevantes es la cantidad de indignados que han contribuido activamente a la basura por la que se indignan y, mejor aún, que han vivido de ella hasta que el pastel ha menguado más de lo deseable.
El segundo de ellos, desde une perspectiva estrictamente geográfica, es que sólo hay una corrupción de la que nadie habla, ni a nivel interno ni externo, y es la vinculada al PNV en el País Vasco y, de manera aún más específica, a la provincia de Vizcaya, su vivero predilecto.

Créanme si les digo que es difícil describir con palabras la cantidad de enchufados, a menudo inútiles y sinvergüenzas integrales, que a lo largo de cuatro décadas han sido colocados en instituciones y empresas, tanto públicas como privadas, de la provincia en la que nací y crecí. No hace falta por tanto especificar los procedimientos tan eminentemente científicos que se aplican asimismo en actividades como la adjudicación de viviendas de protección oficial, la evaluación de discapacidad, la concesión de prestaciones y ayudas a personas, la concesión de subvenciones a empresas, etc.

Hay un ejemplo que recuerdo con gran detalle que ilustra bien a las claras los usos y costumbres de esta entrañable provincia, y es la inauguración del metro de Bilbao, cuyos puestos de trabajo fueron asignados con nocturnidad, alevosía y una falta de transparencia que sublevaría a cualquiera que tuviera sangre en las venas. Una obra de ingeniería que trajo consigo años de paz laboral en la empresa que sólo concluyeron con la llegada de un usurpador Gobierno sociata que se atrevió a suprimirles el tercero de los cinco cafés diarios. Algo que en cualquier país civilizado es motivo de huelga y campañas de concienciación ciudadana orientadas a que todos conozcan lo noble que es la causa que les deja tirados en el andén con cara de gilipollas.

Debo reconocer, en cualquier caso, que el nivel de sofisticación y complejidad sociológica de la corrupción en Vizcaya trasciende a todo lo que pueda concebir cualquiera que no haya vivido el tiempo suficiente en esa gigantesca aldea alucinatoria llamada País Vasco. Prueba inequívoca del “éxito” de cualquier sistema socio-político es que todo el mundo lo asuma como natural, aunque no lo sea. Hay, sin embargo, una realidad de corte mucho más físico y global de la que no podrá escapar siquiera la pureza vasca, y es que la basura acumulada siempre acaba estallando.

No veo del todo lejos, por tanto, el día en que Eneko tenga que manifestarse indignado en defensa de sus derechos básicos como enchufado, inepto y parásito. Estoy seguro, en cualquier caso, de que muchos trabajadores de Canal Nou entenderán sus motivos y apoyarán su lucha, aunque no voten al mismo partido. Porque ninguno de ellos se merece a los dirigentes que tiene, aunque les hayan estado votando sin cesar.

Tv series from Spain: “Isabel” (1st season), a high quality success

Tags

, ,

I have just finished seeing the first season of the series “Isabel”, produced by the public television of Spain and remarkable success in this country and Latin America. The second season of the series started to be broadcasted quite a few weeks ago, but I have a schedule of my own when seeing films and series which inevitably ignores what the channels impose. So I will certainly see this second season when I consider the moment has come, but for now let’s go for the first one.

“Isabel” is a series that evokes the late Middle Ages in the Iberian Peninsula through a free re-creation of the figure of Queen Isabella I of Castile (better known as Isabella the Catholic) who, together with her husband Ferdinand of Aragon, represent two of the most emblematic figures in the History of Spain. When I speak of “free re-creation” I precisely mean that the series basically relies on historical figures and events in order to spin a huge cloak-and-dagger intrigue, something that in the world of literature nobody ever cultivated better (and probably never will) than Alexander Dumas father. So it seems rather pointless to try to criticize the series for lack of historical accuracy, as this is not a documentary but basically a fiction from any possible perspective.

isabel television series spain

The Iberian Peninsula right before the conquest of Granada

One of the main aspects why the series is praiseworthy is the fact that it encourages the spectator to try to find out more about a fundamental moment and place in the western History: the Christian Reconquest of the Iberian Peninsula, the unification of Spain, the creation of the Spanish Inquisition, the expulsion of Jews and Muslims from Spain, the discovery of America… All of it at a time when the Renaissance flourishes in an agitated Italy.
But before getting to that point in History, it is relevant to point out that the whole of the Middle Ages in the Iberian Peninsula represented a period  of such an extreme complexity that it is not comparable to any other western-European territory of that time.

isabel television series spain

Ginés García Millán as Juan Pacheco, a memorable villain

The series starts with young Isabella growing up in Arévalo, at a time when she does not even seem to consider the prospect of ever reaching the throne of the “Crown of Castile” (state that resulted after the third and definitive unification, in 1230, of the former kingdoms of León and Castile), and ends after 13 episodes with her coronation as Queen. As in any intrigue, the quality of the product largely depends on the scenery, and I must say that for the most part it is really good, at times magnificent, and on other occasions… ridiculous. Because the main threat to the final result of this first season is the dramatic drop in the quality of the scenery in episodes 8 to 10, with special mention to episode 9 (the one of the wedding), which is truly awful.

There is another reprehensible aspect regarding the scenery, although it might be more related to the production policy, which is the surprising disappearance (often temporary) of certain characters, as if the actors had been just hired for a specific number of episodes: Gonzalo, Cárdenas, Beltrán de la Cueva, Palencia… Other than all that, the plot is mostly brilliant and even manages to get its usual level back after episodes 8 to 10, with special mention to the last episode (13), which is probably the best one of all and has the additional merit of triggering the interest in the second season.

isabel television series spain

Pablo Derqui plays Henry IV, the tormented king of Castile

The cast deserves a careful analysis too. I will start by highlighting the formidable performance by the great Ginés García Millán as the tireless schemer Juan Pacheco which, together with the central role that the character plays in all the intrigues, makes of him the true protagonist of this first season. I don’t actually remember a single character in any fiction with such an astonishing facility to switch sides.
However, the most complex of all the characters is that of king Henry IV, played by the talented Pablo Derqui. Henry is one of those characters where would have excelled myths like Peter O’Toole, Lawrence Olivier, Alec Guinness or Peter Ustinov, even in a mediocre production. And Pablo’s work is really outstanding, despite a certain occasional tendency to simplicity and overacting. His work in the last chapter is simply impressive.

Other performances to be featured are those of Pedro Casablanc as Archbishop Carrillo and, of course, Michelle Jenner as Isabella. There are on the other hand some other choices in the cast that are utterly inexplicable to me and largely deteriorate the quality of the product. I find especially unfathomable the casting of the following characters: Peralta, John II of Aragón, Aldonza and Palencia. The only explanation I can think of is that they were placed there through connections, as no casting director could be that inept.

Despite the general good quality of the series, it is also sad to ascertain that its budget restrictions have become especially obvious in the use of certain decors whose scandalous artificiality almost seems a joke. The scenes that take place at the court of Aragón are often remarkably weak in this respect, and they get even more handicapped by the usual presence of Peralta and John II in them. On the other hand, the production takes advantage of the endless historical heritage that Spain provides, although unfortunately not as much as a larger budget would have permitted. It is obvious that shooting at too many different and distant locations soars costs.

The direction for its part is really accurate, keeping an apparent low profile that makes the plot and the main characters even more prominent; whereas the editing work is absolutely remarkable, decisively contributing to the pace and suspense of the story. Another special mention to be made corresponds to the absolutely exceptional soundtrack, in which poetry and epic masterfully merge.

isabel television series spain

Michelle Jenner as Isabella, future Queen

I can therefore say that “Isabel” is a tv series of high quality, despite its obvious defects, and especially recommended for those who love the combination of history and intrigue, a genre in which so many tones of rubbish are produced everyday either in cinema, television or literature. That is one of the reasons why I find seeing this series highly fulfilling. Another is that I consider it undoubtedly superior to other productions of a similar style with clearly larger budgets, such as “The Borgias” (2011) or “The Tudors” (2007).

The main aspect I find disappointing about this series though is that it might have been even better, simply memorable, if the cultural sector in Spain (like any other sector by the way) were not basically in the hands of incompetents, opportunists and morons. Yes, Spain has changed very little in these few centuries.


“Isabel” (first season, 2012)

Direction: Jordi Frades
Screenplay: Javier Olivares, Joan Barbero, Jordi Calafi, Pablo Olivares, Salvador Perpiñá, Anais Schaaff.
Soundtrack: Federico Jusid
Cast: Michelle Jenner (Isabel de Trastámara), Rodolfo Sancho (Ferdinand of Aragon), Ginés García Millán (Juan Pacheco), Pablo Derqui (Henry IV), Pedro Casablanc (Monsignor Carrillo), Bárbara Lennie (Juana de Avis), Ramón Madaula (Chacón).

The fitting-rooms of Zara (Inditex) fit into its general policy

Tags

, , , ,

In August 2013 the Spanish entrepreneur Rosalía Mera passed away. She had been married to Amancio Ortega, with whom –from their humble background- had created what over the years became the Inditex empire, internationally better known through its star brand: Zara, to which an endless number of other brands have gradually joined: Bershka, Massimo Dutti, Pull & Bear, Stradivarius, Kiddy’s Class, Lefties…

The news of her death received broad coverage by the Spanish mainstream media, in the midst of a frantic competition to praise her “great contribution to charitable and caring initiatives”. Rosalía, who got divorced from Mr. Ortega in 1986, still maintained a relevant share of the Inditex holding at the moment of her death, being besides the richest woman and third richest person (her ex-husband was clearly ahead of her) in Spain.

Because as regards personal patrimony she was truly thousands of miles away from Amancio Ortega, who has not only been the richest person in Spain for a very long time, but also became some four years ago the third richest person in the world, only second to Carlos Slim and Bill Gates. Something indisputably remarkable coming from a country like Spain, most of whose population is irrevocably getting poorer, which undeniably makes them unfit to launch “charitable and caring initiatives” of any kind.

zara inditex fitting room sweatshop epz

Bershka shop at Madrid’s Gran Vía

There is often quite an interesting one-way debate in the mass-media, according to which the great minds that conform them tend to get to the indisputable conclusion that criticizing “successful entrepreneurs” is a symptom of mediocrity and laziness; a very simple statement that couldn’t contain more fallacy. First, because the words “success” and “entrepreneur” have been definitely soiled by this persistent and pernicious use. And second, because fighting perilous positions of privilege should be an obligation for any decent citizen.

I do not intend to dwell here on the shameful and colossal role played by Zara-Inditex in that way of modern mass slavery called “export processing zones” or “sweatshops”. Nor will I do so regarding its extreme opacity when dealing with those issues before the western public opinion (Amancio Ortega has not given one single interview in his whole professional life). There is already detailed and relevant information on those matters all over the net.
However, for a normal Spanish citizen, the fact of living in the Zara-Inditex country has far less shocking but certainly closer drawbacks: Not being able to walk around any town centre or shopping area without constantly stumbling over their theme shops which, with their several brand names, mean to make us believe in the existence of an even slight possibility of choice. The same choice that had many family-run clothing-stores that have disappeared suffocated by the global policies applied by “successful entrepreneurs” like Amancio Ortega.

Anyhow, what I really wanted to talk about in this very article is something much more personal in my undesired relationship with Inditex. Just a very modest experience that clearly shows how large international corporations place themselves above the law and people’s basic rights from any possible perspective.
This is the story:

Quite a few years ago the use of security cameras in the changing-rooms of clothing-stores was legal in Spain, on the grounds of preventing garment theft. This brought about their massive use in any large clothing-store. It was for instance perfectly known that “El Corte Inglés” had cameras at the fitting-rooms of any of its premises.
The moment came however when a perfectly understandable social reaction started to appear, this time on the grounds that the cameras contravened the obvious basic right to personal intimacy. This new approach became even more evident as the stores started to use the theft-prevention devices installed on the garments we are nowadays so familiar with. So the decision of the authorities became extremely simple: the use of security cameras in the fitting-rooms was forbidden. A very long time has already gone by since we got therefore used to get into a changing-room in Spain without presumably being observed.

Four years ago I entered a Bershka (one of the Inditex brands) shop located at the very heart of the Gran Vía in Madrid, in what is probably the most expensive bit of urban land in the whole country. Before Inditex bought that commercial space, which occurred in its turn about three years before this anecdote, what was in there was one of the most emblematic stores in the whole city: “Madrid Rock”, a music shop which had to close after many years of activity supposedly due to the harm caused to them by the so-called “illegal downloads”. It wasn’t difficult though to guess beforehand who would in all likelihood buy the space.

Anyhow, there I was at the entry of the store, taking on my shoulder the backpack that often accompanies me wherever I go, and looking for a pair of jeans. I consequently directed myself to the men’s wear section pushed in by the electro music that means to make of buying at Bershka a sort of avant-garde rebellious experience.
My intention was quite more simple though: I just wanted a bloody pair of cheap jeans, and the sooner I found what I wanted the sooner I would quit that wonderful shopping electro-experience.

zara inditex fitting room sweatshop epz

Amancio Ortega wouldn’t get undressed in his own changing-rooms

So I just chose two jeans from the stock and entered the fitting-room area, where to my surprise I soon ascertained that, whatever cabin I chose, there was virtually nowhere to place the garments I was going to try on. Not to mention that a quick observation of the carpet revealed a remarkably thick dust layer. I consequently had to make the decision to use the upper part of the cabin as a sort of improvised hanger whereas, unwilling to leave my belt on the dirty carpet, I placed it inside my backpack, getting it in and out to try it on with every new pair of jeans. I left the fitting-room and returned to it on two occasions to go and try to find some other jeans, as none of the ones I had tried on was to my liking; till I finally decided to leave the store without buying anything. A small disappointment for someone like me, who basically hates going shopping and wants to get it over and done with the sooner the better.

However the great surprise came just at that moment. As I placed the last two jeans I had tried on the counter intended to that purpose, a young male-assistant timidly approached and forcing a smile told me: “I am sorry sir, but I have to ask you to please show me the interior of your backpack”. I instantly stared at him in astonishment, as I realized that the process of placing my own belt into and out of my own backpack had exclusively taken place at the interior of the changing-cabin, not to mention that every garment that can be bought in that shop takes a security device. Suspecting my possible reaction, the poor assistant went on: “I am awfully sorry sir, but I’ve been told to ask you for that…”, after which I said to myself without uttering a word: “What the fuck, show him the bloody backpack and get out of here at once”.

The assistant didn’t appear specially fascinated at the rather boring spectacle that my personal belongings offered to him, in spite of which he was really thankful for my collaboration, which made my believe that I had already performed my good action of the day and could be given a break. I was wrong. I just went up the staircase that led straight to the exit, and as I was just getting out… surprise!, the security alarm went off.
I really have no words to describe my stupefaction at that moment. Not even three seconds had gone by since the alarm rang that a rather bulky doorman approached me in the following equally educated terms: “Excuse me sir, would you be so kind as to show me the contents of your backpack?”

This time I didn’t shut up: “Can you explain me how the fuck it is possible that the fucking alarm goes off if I am not taking anything from here? Furthermore, how the fuck are you asking me to do something I have already done ten seconds ago at the request of one of your colleagues?”. The questions seemed slightly complicated for him, but after a rather short pause he looked reassured: “Well sir, the alarm sometimes fails. So please be so kind as to show me the backpack and I won’t cause you any further inconvenience”. Despite my rage I was capable of discerning that it was far easier anyway to show my belongings once again than to take this surrealistic conversation any further. I just wanted to get out of that bloody place.

So after producing my stuff for a second time and being thanked for it once again, I just decided to say goodbye to the doorman: “Please tell the fucking wanker who deals with the security cameras placed at the changing-rooms  to activate the alarm when his fucking mother goes by, not me”.

I know, this was nobody’s mother’s fault. And needless to say that the two employees who approached me to inspect my backpack were not to blame either. In fact, nobody is to blame for what happens around a large international company, environment where decisions have no name while personal patrimonies do.
The authorities are not to blame either for allowing these companies to do whatever they feel like. Those authorities are only expected to remind normal citizens what they role is supposed to be. But above all, who would dare to blame any of our “successful entrepreneurs”, who so remarkably contribute to “charitable and caring initiatives”, for anything like corporate abuse? That would certainly involve suggesting that they might not even go to Heaven to enjoy the personal wealth they accumulated in their terrestrial life and had no time to spend. How could such an injustice occur? No way.

You should all be aware that Heaven is now a privatized enterprise where St. Peter has been fired and replaced by Steve Jobs, whereas God lost the last election to Margaret Thatcher. In Heaven the streets have been filled with branded megastores selling goods whose production has been outsourced to sweatshops located, not in export processing zones, but in Hell. Heaven is certainly the place to invest in once our earthly planet becomes a saturated global market.

I am therefore completely sure that Rosalía Mera has gone to Heaven. Let her rest in peace, but not for too long: Gaining competitive edge always requires an alert mind. Even in Heaven.

Entrevista con Ana Dueñas Vinuesa, directora general de ERV Europea Seguros de Viaje

Tags

, , , , , ,

- Buenos días, señora Dueñas, y muchas gracias por concedernos esta entrevista, cuyas preguntas no tiene usted por qué contestar si le resultan demasiado difíciles. Además, usted es más de números que de explicaciones. En cualquier caso, y para empezar, podría usted contarnos qué tal le ha sentado el nuevo cargo…

- Me alegro muchísimo. Sin duda había hecho usted muchos merecimientos. Pero concretemos un poco más: Usted ha llegado a directora general de ERV España de una forma un tanto rocambolesca. Veamos, su predecesor en el cargo, David Hernández Avilés, había permanecido en el puesto desde 2005, en mayo de 2012 es además nombrado director regional de ERV para el Sur de Europa; y de repente, en marzo de 2013, es supuestamente despedido y le nombran a usted directora general, tras haber sido durante años la directora financiera de este señor… ¿Le apetece a usted explicar la historia?

- Ande mujer, anímese, si tiene que ser de lo más entretenida. Bueno, yo le ayudo: Hace ya mucho tiempo que en este blog se vienen publicando informaciones muy contrastadas sobre su compañía, las cuales no dejan a su cúpula directiva en muy buen lugar. ¿Considera usted que es propio de un equipo directivo medianamente capaz el seguir dejando que pase el tiempo sin dar una sola explicación, a nivel interno o externo?

Ana Dueñas Vinuesa directora general de ERV España Europea Seguros de Viaje

Ana Dueñas Vinuesa, directora general de ERV Seguros

- En el momento del despido de David Hernández, también se despidió a Sergio Serecigni Reboul, el que fue director de marketing de ERV Europea de Seguros, y que había llegado a la compañía de la mano del propio señor Hernández. ¿Tan bien se lo pasaban los dos juntos?

- Una cosa bastante curiosa es que si usted entra en el perfil de LinkedIn de David Hernández, resulta que sigue figurando a día de hoy como director general de ERV España. Con Sergio Serecigni ocurre lo mismo. ¿Por qué no actualizarán estos chicos sus perfiles?

- ¿Qué tal se llevaba usted con David Hernández?

- Sin embargo era usted su directora financiera y la segunda persona con más poder en la empresa… Digo yo que será por eso que posteriormente la nombraron directora general a usted y no a otra persona…

- Inmediatamente antes de los despidos de Hernández y Serecigni, la empresa envió una serie de correos internos a sus empleados informando de que dichos directivos eran suspendidos temporalmente en sus funciones mientras se llevaban a cabo una serie de “investigaciones internas”. ¿Qué había que investigar, quién lo investigó y cuáles fueron las conclusiones?

- No, se lo pregunto porque lo mismo fue alguna autoridad competente externa la que les ayudó a hacer la investigación. A veces viene bien un empujoncito…

- Vamos a ver, y como directora financiera, ¿qué grado de implicación tenía usted en la planificación de ahorros, gastos e ingresos y, sobre todo, en la imputación de dichas partidas?

- Pero ¿a quién quiere que se lo pregunte?, ¿a la señora de la limpieza?

- O sea que usted no se enteraba… Pero entonces, ¿cómo la han nombrado a usted directora general?

- Pero vamos a ver, ¿hay que ser listo para dirigir su compañía o no es estrictamente necesario?

- Dígame algo en inglés…

- Caray, habla usted tan bien que no la he entendido.

- Oiga, y ¿por qué regla de tres llega una ingeniera informática a convertirse en directora de Asistencia Médica?

- Pero y ¿qué siente usted cuando ve a un directivo de su empresa que sólo habla dignamente un idioma cometer tres errores de ortografía por palabra en ese mismo idioma al redactar un correo electrónico?

- Es verdad, a veces hay que ir como motos… De todas formas, David Hernández siempre estuvo muy atinado en sus nombramientos. Oiga, y ¿le puedo preguntar por el tema de la prostitución de lujo vinculada a directivos y grandes agentes comerciales de Ergo o hago como que no tiene importancia?

- Ya, pero es que ha tenido una gran cobertura en la prensa internacional…

- Pero ¿qué debería pensar un ciudadano español de una multinacional alemana que estafa de manera apoteósica a la Seguridad Social española, gasta cantidades ingentes de dinero en orgías y prostitutas para sus directivos, y encima quiere que contratemos su seguro de salud (DKV)?

- Y eso de ver a directivos maduritos en estado de semi-embriaguez intentando arrimar cebolleta con empleadas veinteañeras en las convenciones internacionales de la empresa, ¿cómo se lleva?

- ¿Se imagina usted a su empresa patrocinando una campaña en defensa de la dignidad de la mujer?

- Antes del despido de los señores Hernández y Serecigni, el equipo directivo de ERV España estaba formado por ocho personas. Posteriormente se han quedado en seis, sin hacer ninguna incorporación externa ni promoción o traslado interno. ¿Siguen sobrando directivos?

- Y ¿no será que a la dirección de la compañía no le interesa el tener que compartir ningún secreto a voces con recién llegados?

- Bueno, pues hablemos del acoso laboral. ¿Considera usted que existe de manera planificada en su empresa?

- Pero hay mucha gente que diría lo contrario, por no hablar de las numerosas bajas médicas de larga duración que se ven entre sus empleados… ¿A qué lo achaca usted?

- Supongamos entonces que hubiera una denuncia colectiva contra personas concretas de su compañía por acoso laboral. ¿Prestaría la empresa apoyo legal a los denunciados?

- Justo me viene ahora a la mente lo de la broma aquella de entregar formularios a los empleados para que los rellenasen con sus datos personales, con el pretexto de que recibirían gratuitamente una póliza de vida con Axa. El caso es que nunca nadie recibió justificante de la supuesta póliza ni explicación de dónde acabaron sus datos personales con el formulario firmado, ni siquiera aún solicitándolo expresamente varias veces. ¿Se acuerda de aquello? Yo me parto cada vez que lo pienso…

- Sí, el sentido del humor es fundamental…

- Oiga, ahora que me acuerdo también… Cuando trabajaba yo en ERV, el día de las elecciones al comité de empresa se hicieron dos turnos. El primer turno fue a votar a la hora establecida, y a los del segundo turno les convocaron a una reunión “urgente” justo antes de su hora establecida, reunión que terminó con las urnas ya cerradas. Qué putada ¿no?

- ¿A que no adivina en qué turno estaba yo?

- ¡Exacto! Es usted una máquina…

- Oiga, y si el marido de una miembro del cómite de empresa (el cual ni trabajaba en la compañía) agrede alevosamente a un empleado en las inmediaciones de la oficina, de forma premeditada y acompañado de su sindical esposa, ¿por qué la empresa, en vez de investigar los hechos y sancionar como corresponde, se dedica a intentar convencer al empleado agredido de que retire la denuncia?

- Vaya, pues a mí me abrieron dos expedientes disciplinarios sin pegar a nadie. Y eso que soy un bendito…

- Lo sé, fue por mi propio bien y ya ve usted que eso me ha ayudado a crecer como persona.

- Cambiemos de tema: ¿Cómo se explica que una persona con hábitos toxicológicos públicos y notorios, autorizado a consumir porros en las instalaciones de la compañía dentro de su horario laboral, y sin excesiva cualificación, pueda ascender imparablemente dentro de un departamento de su empresa?

- Ya, si es que hay gente que le saca punta a todo… La envidia es muy mala.

- Y lo de ser testigo de Jehová, ¿sigue siendo un trampolín de entrada y ascenso en la compañía?

- Pues habrá que preguntárselo a Jehová entonces…

- Oiga, y ¿cómo explica que una persona con una cualificación académica ridícula pueda controlar el departamento de Asistencia desde un cargo de denominación incierta, dirigir a personas infinitamente más cualificadas, y además adjudicar incentivos a su mujer (que trabaja en el mismo departamento), y adaptar los horarios y vacaciones de todo el departamento a los intereses de él y su mujer?

- Tiene usted razón, no es asunto mío. Le pido disculpas.

- ¿De quién está usted más orgullosa: de la directora de Asistencia (Graciela Ayllón) o de la de Recursos Humanos (Ana Belén López Seisdedos)?

- Y ¿cuál de las dos habla mejor inglés?

- Venga, ponemos un empate entonces…

- Por cierto, recientemente ha habido algunos cambios en su departamento de marketing. ¿Algo no funcionaba?

- Desde hace un tiempo, tras su nombramiento, aparece en un lugar muy visible de su web el mensaje: “Miramos hacia el futuro con un nuevo nombre”. Sin embargo el “nombre” ya existía mucho tiempo antes de la salida de David Hernández. En cualquier caso, ¿por qué hacen tanto hincapié en “mirar al futuro”? ¿Tanto les preocupa el pasado reciente?

- Pero en la empresa mucha gente piensa que el presente es aún peor…

- Poco después de su nombramiento, remitió usted un correo interno a los empleados en el que hablaba de “superar esta etapa de cambio”. Sin embargo, usted nunca ha querido explicar qué motivó la salida de su predecesor y qué papel jugó usted en todo el asunto. ¿Qué credibilidad tiene usted ante sus empleados?

- Y ¿qué capacidad de decisión tiene usted bajo la supervisión de un consejo de administración alemán?

- ¿Por qué la eligieron a usted?

- ¿Es verdad que Richard Bader (presidente del Consejo en Alemania) suele mostrar un extraordinario desparpajo en las convenciones y viajes de empresa?

- Pero al menos le harán descuento a este señor en algún balneario…

- ¿Cuál es la canción favorita de Richard: “Mueve tu cucu” o “Devórame otra vez”?

- Y cuando usted teclea en Google algunas palabras claves relacionadas con su empresa, ¿qué siente?

- En eso estoy de acuerdo, los de Google son lo peor. Y eso que se gastan ustedes una pasta en publicidad online, para que luego les maltraten así en los resultados de búsqueda…

- Pues claro que sí… Oiga, ¿qué días de la semana se puede visitar a David Hernández?

- No, es que le quería devolver la paletilla de mi última cesta de Navidad. Lleva tres años curándose y no termina de coger el punto…

- Joder, no para usted de hablar. Lo dejamos aquí. Muchas gracias y enhorabuena por su trabajo. Está claro que con su empresa se puede viajar seguro, sobre todo a algún balneario de Budapest.

Actualización a 25 de octubre de 2013
Ha sido publicar este artículo e inmediatamente la compañía ha modificado el diseño de su web, ha eliminado el mensaje “Miramos al futuro con un nuevo nombre”, y ha dado a conocer en su sección “Equipo directivo” el nombramiento de un nuevo alto cargo.
Con respecto al mensaje de “mirar al futuro”, hay que reconocer que era muy difícil toparse con una declaración auto-inculpatoria más evidente y torpe en la página web de una multinacional. Por tanto, han hecho bien en dejarse asesorar por mí.
En cuanto al nuevo directivo de ERV, hay que señalar que con su nombramiento pasan a ser siete altos cargos. En concreto se trata de Rubén Galán García, que se convierte de esta forma en Director de Siniestros y Proyectos Corporativos. El señor Galán, de acuerdo con su perfil público de LinkedIn, viene de desempeñar durante tres años el cargo de Jefe del Departamento de Análisis y Riesgo Técnico en Generali Seguros. Pero lo más destacable del caso es que toda su carrera profesional anterior, de diez años de duración, la había desempeñado precisamente en ERV Europea de Seguros.
No hay nada por tanto como volver a casa por Navidad, porque Familia no hay más que una, sea en Calabria o en Alcobendas. Y ya sólo falta por saber en qué Navidad acabará volviendo David Hernández, aunque no será en la de este año. En cualquier caso, regrese cuando regrese, lo seguro es que tendrá una paletilla de cerdo esperándole a la entrada.
Pero mientras tanto, aún nos falta un directivo para completar el cupo de ocho que durante años hubo en la empresa. Y es aquí donde yo propongo a Paquirrín como Director de Comunicación y Relaciones Públicas, propuesta que seguramente será desestimada, habida cuenta de que la capacidad intelectual de este hipotético nuevo directivo dejaría en clara evidencia a los otros siete. Y no es cuestión de fichar a alguien que te pueda acomplejar, claro.
Pero por encima de todo, a mí hay una duda que realmente me atormenta en relación con todas estas cuestiones, y es la siguiente: ahora que Sergio Serecigni no está, ¿quién se encarga de reponer el papel de cocina y el lavavajillas en la cafetería? Porque esas son funciones que no se pueden dejar en manos de un directivo cualquiera, y menos aún en una empresa en la que se sustraen de manera repetitiva servilletas de papel.
Sea como sea, la compañía cada vez mira menos “al futuro” y más a lo publicado en este blog; lo cual implica un número de visitas y de contenido compartido que a su vez hace que se dispare el posicionamiento en buscadores de dicho contenido. Si es que hay que explicarlo todo: ¡leerme es malo, coño!

Pero ahora hablando un poco más en serio, me gustaría hacer una reflexión sobre la lacra que ha supuesto el acoso laboral en numerosas empresas de este país durante años.
Hay que empezar diciendo que el entusiasmo con el que muchos han ejercido esta práctica ha estado por lo general basado en que se trataba de un delito muy difícil de demostrar. Sin embargo, todo apunta a que algo ha empezado a cambiar en los últimos años. Concretamente las autoridades parecen haber tomado conciencia de la gravedad y  dimensión de este delito, de forma que se han establecido procedimientos de gran eficacia para investigarlo.
Es por ello que, a pesar de que no siempre es fácil, resulta fundamental el intentar perder el miedo y denunciar los hechos ante la instancia oportuna, sea un médico de cabecera, la Inspección del Trabajo y la Seguridad Social, un comité de empresa, un enlace sindical, una central sindical o un juzgado.
Sobra decir que los hechos expuestos en estas denuncias deben ser rigurosamente ciertos, a partir de lo cual no se debe ahorrar ningún detalle, nombre o apellido que resulte relevante para esclarecer lo sucedido y obrar en consecuencia.
El acaso laboral es una práctica degradante, pero no para quien la sufre sino para quien la ejerce. En el fondo, tan sólo se puede sentir lástima por alguien que dedica su paso por este mundo a tener comportamientos de este tipo.

El verdadero peligro de revisar una caldera Ferroli

Tags

, ,

Tengo una caldera estanca de la marca Ferroli desde el año 2006, y la tengo no porque yo la eligiera, sino porque me la empaquetaron ya colocada en una vivienda de nueva construcción. Vamos, la típica historia de amor entre un constructor y un distribuidor de calderas que se conocen, sienten algo, y deciden colonizar urbanizaciones con un determinado producto con el fin de ahorrar al cliente el pesado trámite de elegir qué coño quiere comprar.

Sin embargo, nunca he tenido especiales quejas con respecto al funcionamiento del aparato ni a la asistencia técnica recibida. Como suele ser habitual, una vez concluido el período de garantía decidí hacer un contrato de mantenimiento anual, de esos que incluyen entre otras cosas una revisión todos los años y excluyen el coste de las piezas nuevas que hubiera que instalar.

El precio del contrato venía siendo similar al de otras empresas del sector, aunque en el último recibo me hicieron una subida que más parecía el Tourmalet que el IPC; y dado que tengo una excesiva tendencia a tocar los huevos siempre que me los tocan a mí, me dije: “bueno, al menos voy a llamar a ver qué película me cuentan”. Y desde luego no me decepcionaron: que si en los últimos años no hemos hecho subidas, que si el IVA no para de subir, que si el Pisuerga pasa por Valladolid, que si dios se nos apareció en sueños y nos ordenó subir los recibos… Total que vale, decidí que ése era el precio que había que pagar por una explicación tan entretenida y me tragué el recibo. Además, desde los servicios técnicos especializados siempre nos han vendido la moto de que sólo tenemos dos opciones: una, contratarles a ellos; y otra, contratar a otro que nos hará saltar por los aires. Por ello entendí también que el seguir con vida un año más no podía salir gratis. Así que nada, renovado el servicio.

El caso es que durante varios años las revisiones siempre se desarrollaron con absoluta normalidad. Venía el técnico, me llamaba “caballero” en repetidas ocasiones, hacía lo que tenía que hacer, y todo listo hasta el año siguiente. Bueno, pues este año en Ferroli decidieron ser mucho más creativos y acompañar la subida del precio del contrato con una sorpresa en la revisión.

Así que se me presentó el técnico como de costumbre, me saludó amablemente y pasó manos a la obra. Cuando ya más o menos había terminado, me llama y me muestra una bolsita de plástico cerrada con precinto reversible y etiqueta, en la cual me indica que se encuentra una pieza que acaba de sustituir en mi caldera, puesto que la casa Ferroli ha decidido que “dicha pieza ha de ser sustituida en todas las calderas por motivos preventivos”.

Ferroli caldera

Mi pieza Ferroli extirpada de manera unilateral y “preventiva”

A mí eso de asimilar varias incongruencias de una vez siempre se me ha dado bastante mal. Por ello, en medio de mi asombro, le pedí en varias ocasiones que me explicara qué coño acababa de hacer y por qué, disimulando mi mala hostia sólo gracias al hecho de que era perfectamente consciente de que la culpa no era del técnico; el cual a su vez se afanaba en repetirme la misma explicación, aderezada con alguna que otra aportación como “es que ha habido una reunión interna y se ha llegado a la conclusión de que ésa era la mejor opción”, o “es que si no la sustituimos antes, luego si se avería hay que venir a arreglarlo y es peor para todos”.

Bueno, pues aunque parezca broma, ése es el guión que prepara Ferroli a sus técnicos para este cuidadoso menester; lo cual es una estafa para el cliente y una ofensa para el propio profesional, el cual sin duda desea dedicarse a arreglar calderas y no a engañar a clientes. Mi siguiente pregunta, más bien retórica, consistió en preguntarle al técnico si la pieza había que pagarla, ante lo cual su respuesta fue: “Sí, las piezas hay que pagarlas… Ésta vale cuatro o cinco euros… Ahora te lo miro… Son 6,29 euros”. Mi siguiente pregunta fue si para el año que viene habría que hacer el mismo cambio u otro, ante lo cual me dijo que quizá sí, él no sabía…

Pues nada, como no era cuestión de discutir con él, le pagué los 6,29 euros, se fue, y posteriormente llame a Ferroli, donde tras exponer los hechos una y otra vez se me iban por los cerros de Úbeda otras tantas veces, hasta que al final dije que quería poner una reclamación escrita, a partir de la cual vería cómo proceder. Amablemente me indicaron el correo electrónico (satferroli@satferroli.com), y desde luego les va a caer una reclamación como un piano, aunque ya anticipo por dónde se la pasarán. Lo que quizás no anticipan ellos es que se están pasando de listos mucho más de lo necesario.

Porque veamos con exactitud qué es lo que ha pasado: Varios enanos mentales con cargos de responsabilidad en Ferroli se ponen de acuerdo en una forma estupenda de ganar dinero: Sustituir de forma unilateral y sin autorización previa del cliente una pieza no averiada, meterla en un paquetito ya preparado previamente con la etiqueta “Venturi ventilator” (en el ticket de compra figura “toma de presión Venturi”) y dejárselo de recuerdo, además de contarle una película si pide alguna explicación. Y si se pone demasiado pesado, hacerle ver el terrible riesgo que correría de no sustituirle la pieza de los cojones.

Un procedimiento como el que está desarrollando Ferroli sólo podría tener un sustento legal, y es que la pieza fuera defectuosa en todas sus calderas, con lo cual el coste de la sustitución debería ser a cargo de la empresa y dicha sustitución debería asimismo acompañarse de una explicación transparente y veraz. Yo no soy un experto en calderas, pero algo sé, y desde luego la decisión de sustituir una pieza debe estar basada en lo observado en cada caso concreto, y siempre con una autorización previa del cliente basada en una información cierta y rigurosa. Lo que está haciendo Ferroli, en cambio, es una torpe estafa a gran escala que intuyo que les puede acabar saliendo cara.

Yo por mi parte he llegado a la conclusión de que sólo hay una cosa más peligrosa que no pasar una revisión oficial de una caldera Ferroli, y es pasarla.

Willem Dafoe’s transformation in acting, from Jesus Christ to Bobby Peru

Tags

Just like I tend to appreciate much more the singers who perform their job in a smooth and effortless manner, rather than those who seem to be pushing their voice to the limit at each verse; I have always been immensely more fond of the acting professionals whose performances seem to come out most naturally over those whose work seems to require ruthless effort and discipline.

Moreover, I have often found especially hilarious, and even ridiculous, this “Actors Studio” theories that often  involve going through terrible physical and mental punishments that seem to make a Guantanamo experience out of an acting rehearsal. My infatuation with naturalistic acting even goes as far as openly disliking thick make-up layers regardless of their obvious usefulness to  make certain roles credible.  But all of that is just my general approach to that noble profession of acting, in which every particular case has to be analyzed without prejudice.

And that is precisely what I intend to do right now with one of the actors who have more deeply impressed me in recent years, someone blessed not just with an overwhelming talent and versatility, but also with an admirable respect for the very essence of his job: Willem Dafoe.
There are many things which can be said about him but, above all, I would point out his unbelievable capacity to become any character whatsoever, being amazingly credible in each and every of them, whether a normal guy or a extreme portrayal.  He is therefore a perfect example, all in one, that sober acting and complete transformation, when performed with true talent, are both the two sides of the same coin: making the people forget that there is an actor behind the character. And that is why I would say that William Dafoe can, not just do absolutely everything, but also do it masterfully and with an inimitable style.

His career provides examples everywhere about his endless command of every single skill of the acting profession, and I will provide here two very revealing ones: his role as Jesus in Martin Scorsese’s “The last temptation of Christ” (1988), and that of Bobby Peru in David Lynch’s “Wild at heart” (1990). That is to say, two extremely complex and different roles within a very short period of time.

I have chosen the sequence of the Sermon on the Mount to illustrate his role as Jesus. Note that the complexity of the character is not just related to the fact that he is portraying the most influential human being in History, but also to the freedom and absence of dogmatism with which Jesus Christ and his life are depicted in the film.
It is also relevant to point out that the cast included two other absolutely prodigious actors like Harvey Keitel and Harry Dean Stanton.

And what to say about Bobby Peru? Just one of the most terrifying characters in modern cinema, in a film rich in characters provoking psychological terror (a specialist like J.E. Freeman is also one of them). And, by the way, Harry Dean Stanton also plays here one of the supporting roles.
The most memorable sequence in this exceptional film is probably the one I have chosen here to illustrate again Willem’s talent: that of “say fuck me” with Laura Dern. Pure David Lynch paranoia.

So who the hell could make out inside of Bobby Peru the actor who had so outstandingly portrayed Jesus Christ?

Edurne Uriarte: termómetro de la universidad, el periodismo y la democracia en España

Tags

, , , ,

Hace algunos meses aterrizaba entre mis manos un ejemplar de “Mujer de hoy”, el suplemento semanal del Grupo Vocento especializado en temas de sensible interés para las féminas, temas a los cuales da cumplida cobertura  por medio de un diez por ciento de contenido y un noventa por ciento de publicidad; es decir, lo normal en cualquier revista que se precie de tener anunciantes (por ínfimas que sean sus tarifas). Suele ser además habitual en esta clase de soportes el compensar su generosa aportación a la divulgación publicitaria con editoriales y artículos de opinión de prestigiosos columnistas, denominación que puede llegar a abarcar a un amplio espectro de especímenes que han sido capaces de cultivar las amistades y afinidades de intereses necesarios.

El caso es que el día señalado me encontraba yo sentado en un sofá, sin nada mejor que hacer, y con la citada revista demasiado cerca de mi alcance como para negarle un negligente vistazo que no debía de durar más de veinte segundos. Así pues, doblé mi perezoso espinazo, extendí mi entumecido brazo, la agarré y me preparé psicológicamente para un ejercicio intelectual equiparable al análisis semiótico de un discurso de Paquirrín… Sin embargo, para mi sorpresa me quedé apalancado en la primera página del folletín, y todo por culpa de ella: Edurne Uriarte, la cual posaba deslumbrante en la foto de carnet que acompañaba a su columna habitual, ésa que sólo puede firmar un referente ético y periodístico como ella misma, Marhuenda, Ansón o Carlos Herrera.

Edurne había elegido para la ocasión un tema extraordinariamente femenino, en concreto la actividad reivindicativo-despelotante de las activistas ucranianas de Femen, las cuales hay que reconocer que -a base de insistir- han logrado un verdadero hito mundial, y es que todos nos conozcamos sus tetas de memoria; lo cual no tiene nada de malo más allá del hecho de que sus verdaderos objetivos son otros y que éstos, debido al método elegido, parecen quedar en segundo y hasta en tercer plano. Algo así como: “- ¿A qué se dedican las activistas de Femen, Manolito? – Pues… no sé… ¿a enseñar las tetas?”.

Esta realidad tan evidente dio a Edurne la posibilidad de desplegar la mala baba que debe caracterizar a cualquier periodista independiente e implacable con el poder establecido, por medio de una memorable columna satírica en la que ponía de manifiesto la ridícula incongruencia del grupo en cuestión. Uno de mis pasajes favoritos dentro de su artículo es aquel en que hace referencia al más que obvio atractivo físico y esbelta figura que acostumbran a lucir las miembros de Femen, argumentando que da la impresión de ser necesario superar un casting de belleza previo para sumarse a la organización. Todo un alegato contra la superficialidad corpórea por parte de alguien de perenne bronceado y rasgos faciales de connotaciones ligeramente quirúrgicas.

edurne uriarte periodista democrata catedratica politologa universidad

Edurne Uriarte, demócrata

Sin embargo, yo veo bastantes más incongruencias en la trayectoria de Edurne Uriarte que en las de Femen o Pussy Riot, al margen de que tengo bastante claro que cualquier periodista que se precie debe hablar ante todo de aquello que conoce bien. Porque digo yo que sería mucho más interesante que Edurne se dejara de elucubraciones sobre los castings de Femen, y en cambio nos explicara qué clase de casting hay que superar para convertirse en columnista de ABC, o para ser admitido en la rama más rancia del PP previo paso por el PSOE, o para irse de cena con los mismos ministros cuyas vergüenzas debería uno poner al descubierto dentro de una labor supuestamente periodística.

Pero Edurne Uriarte es mucho más que una periodista creativa y genial, capaz de convencer a cualquier tarugo funcional de que Bárcenas fue infiltrado en Génova mediante una trama conjunta urdida por ETA, Zapatero y Sánchez Gordillo. Edurne es ante todo una demócrata convencida e insobornable, a la cual uno podría perfectamente imaginarse haciendo un vengativo escrache frente al domicilio de Ada Colau, descubriendo la tumba de Nabucodonosor durante una infatigable búsqueda subterránea de las armas de destrucción masiva de Sadam, desvelando que Bin Laden tocaba la txalaparta para arengar a sus discípulos, o proponiendo a Carromero como chófer de Rubalcaba.

Yo siempre pensé que para ocupar una cátedra en cualquier disciplina, especialmente en Humanidades, había que ser una referencia intelectual y moral, y Edurne es la prueba más palpable de que yo no estaba equivocado. En realidad, ella constituye un inmejorable ejemplo del extraordinario nivel de nuestras instituciones, partidos políticos, universidades y medios de comunicación. Porque ya saben ustedes que eso de copiar y pegar en las tesis doctorales es algo que sólo se hace en Alemania; aquí basta con que el tribunal tenga constancia previa de las extraordinarias aptitudes del candidato.

Que Edurne Uriarte es una víctima de ETA nadie lo discute. Sin embargo, es un hecho más que contrastado y objetivo que dicha condición no otorga necesariamente la respetabilidad. ¿Cuántas ejemplares víctimas de esa ignominiosa banda terrorista sentirían o hubieran sentido vergüenza de compartir condición con la señora Uriarte?
Lo que sí se puede discutir con bastante fundamento es que Edurne Uriarte sea una “demócrata”, y también que sea una “periodista” y “profesora universitaria” digna de semejante denominación. Y esto lo puede certificar cualquier persona con un mínimo de civismo y respeto por la verdad que haya tenido la oportunidad de oír a nuestra ilustre catedrática en cualquier tertulia televisiva durante treinta segundos.

Yo es que tengo el estómago demasiado sensible, y es por ello que formo parte de ese “filo-terrorista” grupo de ciudadanos que sienten asco cuando oyen a González Pons decir: “El PP no es Bárcenas, es Miguel Ángel Blanco”; o que sienten ese mismo asco cuando ven a Mari Mar Blanco cuidadosamente sentada en el centro del palco principal del Senado, contemplando embelesada la comparecencia de Rajoy por el caso Bárcenas, y siendo oportunamente captada por las cámaras de TVE. Pero ése es un asco que nunca sentirá Edurne Uriarte, ella ya tiene bastante con las tetas de las activistas de Femen.

Es triste decirlo pero es así: Algunos han conseguido sobrevivir a ETA. Ahora otros tenemos que intentar sobrevivirles a ellos, a pesar de que no necesitan utilizar armas de fuego…

Individualism, the only way to approach democracy

Tags

, ,

We entered not long ago an era where things never are what they are meant to look like and words never mean what they are meant to sound like.  “Democracy”, “justice”, “financial markets”, “collateral damage”, “outsourcing”, “national security”, “labour market flexibility”, “law and order”, “structural reforms”, “creating jobs”, “entrepreneur”, “terrorism”… or my favourite: “aiding the enemy” (we seem not to even have the right to choose who our fucking enemy is). All of them expressions whose stubborn usage by the official propaganda seems to pay off way more than its dramatically simplistic conception would seem to deserve.

It is therefore always a revealing (though shocking) exercise to look around oneself and just try to go slightly beyond words and established truths, in a way that we can easily ascertain that the fundamentals of this complex current world are –as a matter of fact- extraordinarily simple. Furthermore, the artificial and abstract complexity of the global system that is engulfing our planet is no more than a carefully-designed cover for the simplicity lying underneath: assuming slavery without being conscious of it.

There is though quite a repetitive mistake in many of the inefficient social rebellions that are witnessed these days, a mistake consisting in labelling our current miseries as strictly related to “wild capitalism” or whatever you want to call it. That is ridiculous. The problems we undergo today are basically of the same nature as those the human civilisation has always had to face, only that exponentially accelerated by an infamous use of scientific development and the global reach it has brought forward.
Call it “wild capitalism”, call it “US democracy”, call it “Lisbon Treaty”, call it “Stalin”, call it “Hitler” or call it “Alexander the Great and his Aristotelian upbringing”. Just call it whatever you want. Totalitarianism is strictly the result of something as simple as human weakness, which necessarily rules out any long-lasting prospect of democracy-based communities.
Call it “political party”, call it “international company”, call it “masonic lodge”, “call it “trade union”, call it “consumers organisation”, call it “NGO”, call it “Opus Dei”, call it “Jehovah’s witnesses” or call it “environmental group”. Any collective organisation that attains a significant level of power and influence, however praiseworthy its original conception might have been, will eventually become an obvious peril for equality of opportunity.

Democracy was such an utopia from its very beginning as might have been any other collective attempt to eradicate violence or abuse off the face of the Earth. It does not just fit human nature from a collective perspective, something Woody Allen’s fictitious Boris Yellnikoff so brilliantly expounded in the “Whatever works” opening sequence.
There is also an awesome quote by Henry Miller, referred to Luis Buñuel’s film “L’âge d’or”, that brutally reveals how far the expectations about human civilisation should really go: “They have called Buñuel everything: traitor, anarchist, pervert, defamer, iconoclast, but lunatic they did not call him. True, it is lunacy he portrays in his film, but it is not of his making. This stinking chaos which for a brief hour or so is amalgamated under his magic wand, this is the lunacy of man’s achievements after ten thousand years of civilization”.


Human nature is therefore disappointing, but not so much from an individual perspective as from its collective approach. True as it is that there are lots of decent, capable and supportive people in the world, it is also true that none of them will ever play a relevant role in any of the social and political systems that have existed or will exist on Earth. They would not just fit in: they would renounce even before the people would clamour for their scalps. Although it could be even worse: they could fit in, which would imply that they were really not that decent and supportive.

Totalitarian regimes have always feared what they cannot control: they can control large collective organisations and let them be spoiled without any help. There is really one only thing that evades their control: a free mind moving beyond any group label.

Individualism is both attractive and scary. It has been glorified in cinema and advertising while it was chased from any large collective organisation from the real world. It is promoted as an ideal for propaganda purposes but punished in its practical application.
Speaking to people about democracy nowadays only involves keeping them busy yearning for a messiah who will never come to visit them and multiply their loaves and fishes. It is like waiting to see what others will never do for you while you could be doing a lot for yourself and the society you belong to.

So contaminated has become the concept of “democracy” that there is only one way to respect its noble conception: ignore it as an ideal. Life is far more profitable by just working hard to be a better person, overcome your fears and think for yourself. Thus you will not bring democracy either but you will make your and other people’s lives far more rewarding.
And don’t worry too much about democracy: 2,500 years later it has only got worse. Just try not to become an active contributor to its endless deterioration.

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 38 other followers